viernes, 6 de septiembre de 2013

Sísifo y la última sonrisa de Antonio Díaz-Miguel



Según la mitología griega Sísifo fue el más astuto y sabio de los hombres. Tal fue su astucia que engañó varias veces a los dioses para escapar del inframundo y evitar así la muerte. Éstos, como castigo, le privaron de la vista y le condenaron  a empujar eternamente una gigantesca piedra hasta la cima de una montaña, solo para que ésta volviera a caer de nuevo ladera abajo, hasta el valle, donde debía volver a recogerla y empujarla nuevamente hasta la cumbre.

Cuando  aquellos doce jóvenes se colgaron aquella medalla de argento, no fueron conscientes del peso que a partir de ese momento debían arrastrar durante el resto de sus vidas. Entre vítores, laureles y trompetas, no advirtieron el castigo, que al igual que a Sísifo, los condenaba sin esperanza a subir eternamente a aquella cima en la que se reunieron un día de agosto de 1984. Era la arena de Inglewood, en California, un poco  más allá de los límites del mundo conocido.

 Durante unos días fueron portada de diarios y cabecera de noticiarios. Los protagonistas de aquellos madrugones olímpicos situaron al deporte de la canasta en una posición desconocida hasta entonces en nuestro país. Es cierto que existía una nueva competición gestionada por los clubes, la sociedad se democratizaba paulatinamente y trasladaba estos cambios al deporte, se dotaba de  mayor representación a jugadores y a árbitros, aparecían nuevos patrocinadores, etc., pero la locomotora del baloncesto era la Selección Española o, como diría Antonio Díaz-Miguel, “el equipo nacional”.


Antonio, perdonen la confianza, llegó a la Selección por casualidad…y se quedó veintisiete años. Descubrió la América baloncestística mucho antes que otros, alcanzó el éxito en el europeo de Barcelona de 1973, sufrió un descenso a la segunda división europea, llevó a la Selección al cuarto puesto en los JJOO de Moscú 80 y en el Mundial de Colombia 82; en el 83 llegó la plata de Nantes y, por fin, la plata de Los Ángeles 84 y el llamado “boom” del baloncesto. Quizás se personalizaron en exceso estos triunfos en la figura del seleccionador y, cuando llegaron las decepciones (Mundiales de España86 o Argentina90), también se buscó la figura de Díaz-Miguel que sufrió un continuo “pim-pam-pum” hasta su salida del cargo tras el desastre de Barcelona 92. Triste epílogo para un sueño de color naranja.
 
La época dorada tardaría unos años en llegar, no sería hasta 1999, plata en Francia (con carambola) y oro en el Mundial junior de Lisboa. Los Gasol, Navarro, Reyes  y compañía llamaban a la puerta. En estos tres lustros tan sólo una alegría para el aficionado: el bronce del europeo de Roma 91. 

El campeonato de Roma fue un torneo reducido en participación y en calendario: ocho selecciones y seis días de competición. Todas las selecciones tuvieron que pasar una fase de clasificación previa. España, encuadrada en el mismo grupo que Yugoslavia, consiguió la clasificación tras la selección campeona del mundo. Junto a ellas estarían en Roma las selecciones de Grecia, Bulgaria, Italia, Polonia, Francia y Checoslovaquia. Sorprendentemente quedaba fuera una URSS subcampeona del mundo y olímpica, pero   en descomposición tras la caída del muro de Berlín.

Como solía ocurrir en los últimos la lista de convocados para la cita romana era objeto de discusión. A la retirada de la Selección de Nacho Solozábal se unían las ausencias de Andrés Jiménez, Biriukov y Herreros por lesión y las de Montero y Morales por decisión técnica. A última hora también causaban baja Ferrán Martínez y Fernando Romay por sendas lesiones de rodilla. La lista del seleccionador la formaban: Antúnez, Hansen y Rafa Jofresa como bases; Villacampa, Epi, Arcega, Bosch y Cargol como aleros y Antonio Martín, Orenga, Andreu y un sorprendente Silvano Bustos.

Ya en Roma, España formaba parte del grupo A junto a Yugoslavia, Bulgaria y Polonia. El grupo B lo formaban Grecia, Francia, Checoslovaquia e Italia. No se presentaba difícil el pase a semifinales y la lucha por las medallas.

Quiso el calendario que los discípulos de Díaz-Miguel tuvieran que medirse en su debut a la temible selección de Yugoslavia. Con Dusan Ivkovic en el banquillo, y aunque sin Drazen Petrovic, formaba un equipo de ensueño con: Kukoc, Radja, Divac, Paspalj, Savic, Danilovic, Djordjevic, Perasovic, Zdovc, Komazec, Sretenovic y Jovanovic. Podían haber estado también en el equipo, además de Petrovic, Tabak, Vrankovic, Pavicevic, Cveticanin, Nakic, Ivanovic o Alibegovic. España perdió aquel partido por un resultado 67-76 (vídeo) que dejó contentos a los jugadores españoles.

El campeonato empezaba en ese momento para el equipo español, aunque surgían críticas al juego y a los planteamientos tácticos del seleccionador que no nos son del todo desconocidas: problemas en el rebote, ausencia de un director de juego definido o  utilización de Epi como alero alto teniendo en el equipo a Fernando Arcega o Pep Cargol. ¿Nos suena verdad? Aunque lo peor estaba por llegar, la agónica victoria sobre Bulgaria 94 a 93 con dos tiros libres de Antonio Martín a cinco segundos del final,  hacía pensar más en un nuevo batacazo de la Selección más que en una medalla que se antojaba en principio accesible. Una  victoria apretada contra Polonia tampoco calmaba los ánimos pese a la clasificación para semifinales. Italia sería el rival y un sorprendente equipo francés el rival de los yugoslavos.

Juan Antonio Sanepifanio estallaba y cargaba contra la prensa y el entorno del equipo:”No es justo que durante diez meses seamos unos cacas y de golpe nos obligan a medalla” “De los triunfos conseguidos en el 83.y el 84, cuando también ganábamos por un punto a Suecia, Suiza, Bulgaria o Polonia y después todos festejábamos la medalla. El ambiente es cargante y difícil y parece que no se quiera que ganemos una medalla” (Mundo Deportivo, 27/06/91). A pesar de todo, el equipo mostraría su mejor juego en la lucha por las medallas.


España, en el mejor partido del torneo, perdía 90-93(vídeo) contra el equipo anfitrión. El dominio español durante gran parte del partido fue contrarrestado por los lanzamientos exteriores de Gentile y Brunamonti, así como por cierta permisividad arbitral con la dureza del equipo italiano (y ahí estaba Pedro Barthe). En la lucha por el bronce el equipo de Díaz-Miguel no daba opciones al de Ostrowski, Rigaudeau y Dacoury y vencía por 101-83.  Final feliz para una aventura que empezó con muchas dudas y acabó de manera ilusionante con la mirada en Barcelona 92.



Yugoslavia por su parte vencía en la final a la selección italiana 88-73(vídeo) y, con una canasta de Dino Radja, se despedía sin saberlo como selección nacional. Aquellos extraordinarios jugadores no volverían a vestir jamás los colores de la Reprezentacija. Eran la última herencia del maestro Nikolic, creador de la genial escuela yugoslava. 
 -
Albert Camus utilizó el mito de Sísifo como metáfora del hombre moderno, de lo terrible de una vida cotidiana encadenada a trabajos absurdos e inútiles, sin esperanza.  Sin embargo, tengo la certeza de que Sísifo soñaba cada una de las veces que subió aquella montaña en que lograba al fin su objetivo, de que estaba convencido de lo fructífero de su penoso trabajo. Al igual que Antonio Díaz-Miguel, empeñado en disputarle los campeonatos a los jugadores del Este de Europa con un abanico muy reducido de jugadores. Empecinado en volver a subir al “equipo nacional” a la cima de aquella condenada montaña y, al conseguirlo, sonrió, quizás su última sonrisa, aquella tarde romana del 29 de junio de 1991. 


Publicado en JordanyPippen.com el 4 de Septiembre del 2013

3 comentarios:

  1. La perseverancia hacen del individuo un vencedor.
    Un saludo amigo ;)

    ResponderEliminar
  2. http://transferefurniture.bcz.com/%d8%b4%d8%b1%d9%83%d8%a9-%d9%85%d9%83%d8%a7%d9%81%d8%ad%d8%a9-%d8%ad%d8%b4%d8%b1%d8%a7%d8%aa-%d8%a7%d9%84%d8%b4%d8%a7%d9%85%d9%84%d8%a9/
    http://transferefurniture.bcz.com/ شركة نقل عفش | http://transferefurniture.bcz.com/ شركة نقل اثاث بجدة | http://transferefurniture.bcz.com/ شركة نقل عفش بالرياض | http://transferefurniture.bcz.com/ شركة نقل عفش بالمدينة المنورة | http://transferefurniture.bcz.com/ شركة نقل عفش بالدمام
    http://khairyayman.inube.com/blog/5015576// شركة نقل عفش بجدة
    http://khairyayman.inube.com/blog/5015578// شركة نقل عفش بالمدينة المنورة
    http://khairyayman.inube.com/blog/5015583// شركة نقل عفش بالدمام

    ResponderEliminar